Menu

Andalucía Deportiva

martes 30 de agosto del 2016

Baloncesto Amaya Valdemoro agradece el apoyo en una carta abierta ahora que tiene el alta médica

viernes 3 de febrero de 2012

“Me puedo caer, me puedo herir, puedo quebrarme, pero con eso no desaparecerá mi fuerza de voluntad” Esta frase de la Madre Teresa abre el libro “Nadal, pasión y coraje” cuyo protagonista es uno de mis deportistas más admirados y con ella he querido iniciar esta carta porque para mí ha sido tan inspiradora como lo ha sido el ánimo y el apoyo que he recibido durante estos meses. Precisamente por esto último creo que es de justicia que hoy dé las gracias. Inmensas gracias a tanta gente que es posible que ahora mismo me deje a alguien en el tintero pero aseguro que siempre estarán en mi memoria. Personas que me han apoyado empezando, por supuesto, por mi familia y mis amigos. También los componentes de mi club, la Federación, compañeras y rivales, mi agente, médicos, fisios, aficionados, prensa... Cuando una lleva tantos entrenamientos y tantos partidos en las piernas y vive un percance como el que sufrí -dos muñecas rotas, por favor… lo nunca visto-, y eso pasa a los 35 años -una auténtica viejuna, jaja-, podría parecer que no afecta tanto. Que a esta edad y con la experiencia ya estamos acostumbradas o tenemos una especie de escudo de protección, pero de verdad que tras verme durante mes y pico incapacitada para todo ¡saltan las alarmas! Los posibles escudos se caen uno a uno, poco a poco, y el miedo aparece y atenaza el cuerpo y la mente. Miedo porque amo el baloncesto, soy feliz en una pista y jugaría toda mi vida a este deporte y, sin embargo, en estos últimos años han aparecido las lesiones que no me han dejado estar ahí. Me he preguntado muchas veces por qué y otras tantas qué es lo que he hecho mal. Creo que hay una respuesta. He jugado tanto y he entrenado tantísimo que al final se paga. No somos máquinas y llega un momento en el que las piezas se empiezan a romper. A veces bromeo y digo que somos un poquito como los coches viejos a los que hay que cuidar y mimar para después salir de paseo el fin de semana. La lección es que hay que empezar a dosificar el cuerpo y, sobre todo, trabajar la mente para saber que, aunque una quiera, no podré jugar toda una vida al baloncesto. Me siento afortunada por todo lo que me ha dado este deporte, por todo el cariño que me habéis ofrecido en los buenos y, sobre todo en los malos momentos. Como dice Oprah Winfrey: “Todo el mundo quiere ir contigo en la limusina, pero lo importante es tener a alguien dispuesto a coger el autobús contigo cuando la limusina se estropea”. Con vuestros gestos y vuestras palabras de apoyo, me habéis ayudado a entrenar cada día, incluso cuando estaba con las escayolas a cuestas. Y eso lo agradezco en el alma porque ahora puedo decir que ha sido duro, muy duro. He llorado de dolor, de miedo, de rabia, de ganas de jugar… Siempre me acordaré cuando cogí el primer balón e hice el primer tiro con Elisa, mi inseparable amiga del alma, al lado porque era importante que estuviera cerca con su inconfundible humor capaz de quitarle peso e importancia a lo evidente. Entonces pensé que esto se acababa. He sufrido muchas lesiones pero esta ha sido rara, rara, rara. Normalmente con una lesión muscular o de ligamentos la vuelta es dura pero ves progresos poco a poco, corres más despacio, compensas de un lado o de otro… Pero la sensación que tuve ese primer día ¡uff! Aprender a tirar, a botar… ha sido como aprender a andar de nuevo. He tenido que perder el miedo a recibir un pase fuerte, acostumbrarme al dolor en cada bote, quitarle importancia cuando un balón se me queda atrás cuando voy botando, no comerme la cabeza porque cada tiro que hago me parece diferente… Ahora ya estoy al final del túnel -últimamente lo paso con bastante asiduidad y ya me conocen en el peaje, jeje-, y pese a los miedos y a los escudos que se cayeron creo que la pasión ha ganado. No sé si seré la de antes pero sí tengo la certeza de que volveré con más ganas que nunca. No sé si mi tiro habrá cambiado pero ahora puedo decir que me da igual. Lo importante para mí es que me he hecho más fuerte. He dejado atrás el miedo y no he tirado la toalla. Lo que es seguro es que estaré otra vez con mi caras, con mis gestos, con mis cosas y con mi TODO. Ya sabéis, ¡Valdemoro para lo bueno y para lo malo! Por mí, pero también por todos los que me han apoyado, aseguro que me voy a comer el parqué. Lo llevo dentro y creo que en estos momentos no hay nadie con más ganas que yo de jugar al BALONCESTO. Además haciendo repaso a todo lo que me ha pasado en los últimos meses: ¿quién sabe cuantos partidos jugaré? Los aprovecharé como si cada uno fuera el ultimo. ;-)

Un BESO a todos y en febrero ¡¡¡¡nos vemos en las canchas!!!!

comments powered by Disqus
Etiquetas:
miedo puedo ahora creo cada apoyo baloncesto ganas jugar importante tiro primer final tambien valdemoro

Más Noticias de Baloncesto

Baloncesto

Isabel Sánchez, subcampeona olímpica en los Juegos de Río

La sevillana, Socia de Honor del Club Náutico, se cuelga la plata como asistente de la selección española femenina de baloncesto, que cae en la gran final ante Estados Unidos (101-72).
Baloncesto

El Club Náutico Sevilla ya conoce sus calendarios en Primera Nacional de baloncesto

Repetirá tanto en categoría femenina como en la masculina, en este caso renunciando a la Liga LEB. Ambas competiciones arrancarán el primer fin de semana de octubre.
Baloncesto

Podio para el Náutico en el Torneo Internacional de Lisboa de minibasket

El equipo alevín masculino logra la tercera posición en tierras lusas con un balance de siete victorias y tres derrotas
Baloncesto

El Club Náutico, en el Campeonato de España 3x3 de baloncesto

Natalia Verdejo y Alicia Barón representaron a Andalucía en la cita sub18, cayendo en los cruces de octavos de final ante el País Vasco.
Baloncesto

El Club Náutico, protagonista en la clausura de la temporada provincial de baloncesto

Sus equipos o representantes recibiendo un total de nueve galardones en la cuarta edición de un gala celebrada en Utrera
Baloncesto

Ocho medallas para el Náutico en el Nacional de natación adaptada

Casilda Lantero logra un oro, una plata y dos bronces en Valladolid y Marta Gómez Battelli un oro, dos platas y un bronce.
Baloncesto

El Club Náutico, subcampeón de la fase final provincial minibasket femenina

El equipo alevín cede en la gran final ante las anfitrionas del C.B. Umbrete (75-81), acariciando la clasificación para disputar el Campeonato de Andalucía.
Baloncesto

El Club Náutico acaricia el ascenso a la Liga Femenina 2 de baloncesto

Tercer puesto final en tierras granadinas para el subcampeón de Primera Nacional tras un triple empate al ganar dos partidos y sólo perder uno, ante las locales del Ramón y Cajal, que logran el billete.
Baloncesto

El Club Náutico Sevilla, en la fase de ascenso a la Liga Femenina 2 de baloncesto

Se celebra desde este viernes en Granada con una plaza en juego. Cuadrangular ante el Ramón y Cajal local, Mijas Gamarra y Tenerife.
Baloncesto

El Club Náutico Sevilla logra el ascenso a la Liga EBA

Tras proclamarse subcampeón del sector andaluz de Primera Nacional masculina. Superaba en semifinales a Unicaja (66-54) y caía en la final ante los anfitriones del Meridiano Baza (70-61).
Baloncesto

El Club Náutico, subcampeón de Primera Nacional femenina de baloncesto

Repite subtítulo en Granada y se clasifica para la fase de ascenso a Liga Femenina 2. Ganaba en semifinales al C.B. Almería (76-51) y caía en la final ante las locales del Ramón y Cajal (59-44).
Baloncesto

El ascenso a la Liga EBA, objetivo del Náutico Sevilla en Baza

En la Final a cuatro de Primera Nacional masculina, que se disputa este fin de semana. Los sevillanos se enfrentan en semifinales al Unicaja malagueño (sábado, 20:30 h).